Sorpresas de las bonitas.

Sorpresas, sorpresas y más sorpresas.

Nunca he sido una persona tremendamente cariñosa, pero a detalles y a sorpresas, NO ME GANA NADIE.

Me encanta hacer diy sencillos y ahora como muchos sabéis, después de mi operación, me van a aislar unos días de mi familia y quería tener un detalle con ellos. Os lo estoy contando antes, así que estoy seguro que sabréis mantener el secreto ¿verdad?

A veces las cosas más pequeñas ocupan un gran espacio en tu CORAZÓN

Winnie the Pooh

Tenía claro desde el principio cual sería mi sorpresa así que lo que necesitaba eran cajitas finas y que se montaran bien. Recurrí a Selfpackaging, una tienda online donde siempre encuentro lo que necesito.

Dudé entre cajas blancas o color craft y después de tenerlas montadas ya decidí que color me gustaba más.

Como veis es muy sencillo. Sin montar y en un tris ¡montadas!

La verdad es que las dos quedaban muy bien para lo que quería hacer así que dudé un poco.

Consulté, me lo pensé y al final decidí que blancas (aunque las craft me las reservo para Navidad).

La idea era coger dos cajitas de distinto tamaño y prepararlas con mimo y detalle. Dentro meter sorpresas que les haga ilusión ver cuando yo esté en el hospital.

En la caja alargada puse una foto de los 5 decorada con un poquito de washitape, que tanto me gusta y que utilizo para todo.

Y dentro de cada cajita pequeños detalles.

Un ticket para ir a cenar con Manu, él y yo solos. Pero, a un restaurante de esos que hasta ponen velas ;-).

Una foto mia, con cada uno de los niños.

Una postal que hice de muñequitos de madera que nos gusta mucho.

Unas tarjetitas con vales y planes para hacer.

Todo metidito en la caja y mucho confeti de

corazones.


Para cerrar cada caja encontré estas etiquetas de Selfpackaging motivadoras. Una dando las gracias thank you (por estar siempre a mi lado) y otra con it´s time to smile.

It´s time to SMILE.

Porque aunque hayamos pasado unos meses difíciles y seguimos alerta, todo va a ir bien.

Leer más

Aprendiendo a atarse los cordones: DIY.

Que sí, que las zapatillas de velcro son geniales pero los niños se hacen mayores y necesitan aprender a atarse los cordones de los zapatos.

Se aprende en un tris pero cuesta ponerse con ellos para enseñarles. Ya estaba cansada de ver a mis hijos arrastrando lo cordones  y mis palabras constantes de “te vas a caer”, ” te vas a tropezar” y que me miraran y se los metieran por los laterales de los zapatos, así que decidí utilizar este invento ;-).

Lo había intentado con sus zapatillas y no lo había conseguido.

Para los niños atarse los cordones es un gran reto ¿os acordáis cuando aprendisteis vosotros?

Hay miles de plantillas en internet, incluso la podeis hacer vosotros, pero a mi está me gustó mucho y os la podéis descargar aquí.

Porque un par de zapatos, lo cambian todo

CENICIENTA

Es muy sencillo. Solo tienes que imprimirlo y pegarlo a una cartulina para que la plantilla quede bien armada. Además si quereis podeis decorarla y que cada uno coloree sus zapatillas a su gusto.

Esta que veis la hice yo de prueba para que vieran como quedaba pero luego cada uno ha hecho la suya.

Además los agujeros son bastante grandes, así que ellos mismo pueden ir metiendo y sacando el cordón a su gusto.

Leer más

Ciencias Frutales en familia.

Ciencias frutales en familia, así es como llamamos a todos los experimentos que hacemos con los niños. Generalmente se los inventan pero esta vez quise sorprenderles con un experimento que granini Fruti  me sopló para satisfacer la curiosidad de mis pequeñas fierecillas. ¡generar electricidad con limones!.

¿Sabias que el limón no sirve solamente para exprimir el zumo si no que también para hacer una pila sin utilizar sustancias químicas?

Un experimento casero de esos que saben hacer las madres 😉 porque nunca se sabe si nos vamos a quedar sin luz en casa y con varios limones por lo menos podremos ver un poquito. A Santi le encantó la idea porque dijo que también lo pondría en práctica cuando fuéramos de acampada y su linterna se quedara sin pilas.

¡¡¡Comenzamos!!!

Quizás penséis que os puede resultar difícil encontrar estas pincitas de batería tamaño mini pero ¡para nada! en cualquier chino o ferretería ¡podréis encontrarlas! Que no sea esta una excusa para no hacer este experimento y perderos la cara de asombro que van a poner vuestros hijos.

Lo primero es poner tres clavos en cada uno de los extremos de los limones. Cuanto más calados mejor para que el jugo del limón impregne bien el clavo. Después haremos lo mismo con las monedas pero en el otro extremo.

Creando así el POLO + y POLO -.

Mientras que Ale ponía su máximo interés en el paso a paso del experimento, Santi a ratitos iba probando todos los sabores de granini Fruti.

Una vez puestos los clavos y las monedas en cada limón, tocaría poner las pinzas.

¿Veis? os tiene que quedar así, clavo con moneda, clavo con monada.

Nos quedaría una moneda y un clavo en los limones del extremo (como veis en la foto) así que sólo quedaría poner el Led enganchado a un corcho para que no se caiga y se mantenga de pie, unir las dos pinzas y… en 3, 2, 1.

¡¡LUZ!!

Me encanta ver como Gonzalo miraba los limones, los cables, las monedas, lo toqueteaba todo y no entendía nada. Me hubiera encantado estar dentro de su cabecita y saber que estaba pensando.

Menos mal que en la web de granini Fruti tiene su explicación científica contada para que hasta los más pequeños comprendan porque con 3 limones ocurren cosas tan sorprendentes 😉


Están como locos sólo de pensar que ellos mismos saben hacer luz y podérselo contar a sus amigos del cole.

Leer más

Indio apache: DIY con plumas de colores.

A Gonzalo le encanta ser un indio. Se inventa un montón de historias y va por toda la casa diciendo “Indio apache hao” mientras levanta la manita.

Entre Santi que es un rostro pálido y él demuestran su valor haciendo counting coup (muestras de valentía) para demostrar su valor en la batalla y superar la niñez ¿os los imaginais en su habitación a uno de rostro pálido y a otro de indio en pijama?

No todos los indios llevan colocadas las plumas de igual forma, cada pueblo tiene su costumbre. Y esta que os voy a enseñar será la nuestra.

Y bueno, pues la verdad es que como dentro de unos días es su cumple le he preparado este DIY que seguro que le encanta. Como él no sigue el blog no se va a enterar, así que os lo soplo por si tenéis algún otro indio en casa que le apetezca tener una sorpresa igual.

Los materiales son muy sencillos porque sólo se necesitan unas plumas, una foto tamaño folio y washi tape ¡nada más!

La idea es que combinéis varios tonos de plumas. Yo como estoy en modo “utiliza todo lo que tienes y ya no gastes más” me tuve que ajustar a los colores que quedaban y a los washi tape que utiliza Alejandra, pero si queréis comprar el material para hacerlo, he de deciros que en tonos marrones, rojos y amarillos queda increíble.

Una vez elegidas las plumas las dejas colocadas en el lateral izquierdo de la cabeza de la foto, coges el washi tape y lo pegas de lado a lado de la cabeza pillando las plumas por su extremo inferior. Con unas tijeritas puedes cortar bien los extremos tanto del washi tape como de las plumas para que no sobresalga y quede más bonito y rematado.

Y….Tachan!!!! ¡Indio Apache terminado!

Con sólo una foto, dos plumas y un trozo de washi Gonzalo se convirtió en el sucesor de  Shi-Kha-She o más conocido como Toro Sentado 😉

No sé si sabéis que dependiendo del número de plumas y el tamaño se mide el valor del guerrero. Yo creo que está bien empezar con dos plumas y así cada año podemos ir añadiendo alguna más y mucho mas largas! Y quizá algunas de cuervos y águilas.

Leer más

La creatividad es la inteligencia divirtiéndose

A. Einstein

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies