Tu vida en una canción.

¿Os imagináis tener una canción vuestra?

Cuando la vida en canciones me propuso tener una mía y sólo mía no me pudo gustar más la idea ¡que ilusión!

Yo canto mal, lo sé, pero siempre me ha gustado hacerlo, aunque fuera en la ducha, pero que alguien te hiciera una canción con buena voz…. Creo que la música es uno de los mejores regalos que nos da la vida.

La música llega donde no alcanza la palabra

Gonzalo cantando a Manu 😉

Regalar canciones personalizadas me parece una idea super original pero también un regalazo para uno mismo.

Además la dinámica es muy fácil. En mi caso le pase una batería de ideas, datos significativos y cosas importantes de mi vida. En realidad de mi familia que era la historia que quería contar. Todos esos puntos que nos identifican a los 5. Un batiburrillo de ideas que Rafa supo darles forma de una manera asombrosa.

Quería música para escuchar en familia. Algo muy especial que tuviéramos de recuerdo. Y os digo que a mi marido se le saltaron las lágrimas cuando la escucho la primera vez.

“Con música: he bailado, he llorado, he reído, he recordado, he besado, he amado, con música…he vivido”

Una canción es única y las que compone Rafa van cargadas de emoción, humor nostalgia…y todo aquello que tu quieras transmitir.

Alquimistas del instante es el título de nuestra canción y creo que es el mejor regalo que me han hecho en mi vida. Cuando empece a ver el vídeo me quedé sin palabras a lo que le siguió un sin parar de emociones y recuerdos.

¿Quieres verlo? Pues dale al play 😉

Además de componer la letra también os hacen un vídeo con fotos e ilustraciones.

Leer más

Ciencias Frutales en familia.

Ciencias frutales en familia, así es como llamamos a todos los experimentos que hacemos con los niños. Generalmente se los inventan pero esta vez quise sorprenderles con un experimento que granini Fruti  me sopló para satisfacer la curiosidad de mis pequeñas fierecillas. ¡generar electricidad con limones!.

¿Sabias que el limón no sirve solamente para exprimir el zumo si no que también para hacer una pila sin utilizar sustancias químicas?

Un experimento casero de esos que saben hacer las madres 😉 porque nunca se sabe si nos vamos a quedar sin luz en casa y con varios limones por lo menos podremos ver un poquito. A Santi le encantó la idea porque dijo que también lo pondría en práctica cuando fuéramos de acampada y su linterna se quedara sin pilas.

¡¡¡Comenzamos!!!

Quizás penséis que os puede resultar difícil encontrar estas pincitas de batería tamaño mini pero ¡para nada! en cualquier chino o ferretería ¡podréis encontrarlas! Que no sea esta una excusa para no hacer este experimento y perderos la cara de asombro que van a poner vuestros hijos.

Lo primero es poner tres clavos en cada uno de los extremos de los limones. Cuanto más calados mejor para que el jugo del limón impregne bien el clavo. Después haremos lo mismo con las monedas pero en el otro extremo.

Creando así el POLO + y POLO -.

Mientras que Ale ponía su máximo interés en el paso a paso del experimento, Santi a ratitos iba probando todos los sabores de granini Fruti.

Una vez puestos los clavos y las monedas en cada limón, tocaría poner las pinzas.

¿Veis? os tiene que quedar así, clavo con moneda, clavo con monada.

Nos quedaría una moneda y un clavo en los limones del extremo (como veis en la foto) así que sólo quedaría poner el Led enganchado a un corcho para que no se caiga y se mantenga de pie, unir las dos pinzas y… en 3, 2, 1.

¡¡LUZ!!

Me encanta ver como Gonzalo miraba los limones, los cables, las monedas, lo toqueteaba todo y no entendía nada. Me hubiera encantado estar dentro de su cabecita y saber que estaba pensando.

Menos mal que en la web de granini Fruti tiene su explicación científica contada para que hasta los más pequeños comprendan porque con 3 limones ocurren cosas tan sorprendentes 😉


Están como locos sólo de pensar que ellos mismos saben hacer luz y podérselo contar a sus amigos del cole.

Leer más

Indio apache: DIY con plumas de colores.

A Gonzalo le encanta ser un indio. Se inventa un montón de historias y va por toda la casa diciendo “Indio apache hao” mientras levanta la manita.

Entre Santi que es un rostro pálido y él demuestran su valor haciendo counting coup (muestras de valentía) para demostrar su valor en la batalla y superar la niñez ¿os los imaginais en su habitación a uno de rostro pálido y a otro de indio en pijama?

No todos los indios llevan colocadas las plumas de igual forma, cada pueblo tiene su costumbre. Y esta que os voy a enseñar será la nuestra.

Y bueno, pues la verdad es que como dentro de unos días es su cumple le he preparado este DIY que seguro que le encanta. Como él no sigue el blog no se va a enterar, así que os lo soplo por si tenéis algún otro indio en casa que le apetezca tener una sorpresa igual.

Los materiales son muy sencillos porque sólo se necesitan unas plumas, una foto tamaño folio y washi tape ¡nada más!

La idea es que combinéis varios tonos de plumas. Yo como estoy en modo “utiliza todo lo que tienes y ya no gastes más” me tuve que ajustar a los colores que quedaban y a los washi tape que utiliza Alejandra, pero si queréis comprar el material para hacerlo, he de deciros que en tonos marrones, rojos y amarillos queda increíble.

Una vez elegidas las plumas las dejas colocadas en el lateral izquierdo de la cabeza de la foto, coges el washi tape y lo pegas de lado a lado de la cabeza pillando las plumas por su extremo inferior. Con unas tijeritas puedes cortar bien los extremos tanto del washi tape como de las plumas para que no sobresalga y quede más bonito y rematado.

Y….Tachan!!!! ¡Indio Apache terminado!

Con sólo una foto, dos plumas y un trozo de washi Gonzalo se convirtió en el sucesor de  Shi-Kha-She o más conocido como Toro Sentado 😉

No sé si sabéis que dependiendo del número de plumas y el tamaño se mide el valor del guerrero. Yo creo que está bien empezar con dos plumas y así cada año podemos ir añadiendo alguna más y mucho mas largas! Y quizá algunas de cuervos y águilas.

Leer más

Cuando tenía 8 años.

Alejandra tiene 8 años y yo también los tuve.

Esta reflexión que os cuento hoy surgió al encontrar esta foto dentro de un libro.

Rápidamente al verla, me transporté 32 años atrás cuando tenía 8 años y mi madre me ponía vestidos de niña de nido de abeja y calcetines de perlé.

Salía a la calle a jugar un ratito con mis amigos (y también hacía mis primeros pinitos de babysitter) y mi madre me miraba desde la terraza cuando cruzaba la calle para comprar el pan. Al recordar pensé “estos eran mis 8 años” los mismos que tiene mi hija Alejandra ahora mismo.

Los mismos años en tiempos distintos hace que sean edades diferentes.

Y fui a buscarla a su habitación para enseñarle la foto y hablar de mi infancia. Me entró una nostalgia tremenda al rescatar mis recuerdos.

Toc, toc ¿puedo pasar?

Estaba concentrada en su ordenador buscando información de Emma Watson, su actriz preferida. Que yo hubiera hecho algo así a su edad es completamente impensable. Creo que la tecnología más avanzada que había en mi casa era el Simon ¿os acordáis?

Y es que todo ha cambiado una barbaridad.

Sus 8 años y mis 8 años no son iguales y ahora todo va a una velocidad que ni te das cuenta.

Alejandra ya tiene su gusto propio en libros, películas, e incluso en su ropa que elige ella. Sólo sigue “necesitando” mi ayuda para comprar en internet sus conjuntos de niña. Ella tiene las ideas mucho más claras de lo que yo las tenía.

Le gusta la ropa cómoda pero a la vez cuidada y conjuntada y se puede pasar horas y horas viendo lo que realmente necesita y combinando todo con todo. Faldas, monos, chaquetas…para mi un gusto y una liberación porque ella decide lo que se pone, no como antes que lo que te compraban era lo que había que ponerse te gustara o no. Es una niña de pocas cosas pero bien elegidas como dice ella ;-).

Me hace gracia porque luego cuando le llega la prenda a casa comprueba que es igual que como la vio en internet. Jajajaj ¡que perfeccionista!

Leer más

Mamá, tu eres mi mejor regalo.

Mamá, mami, mamita, madre…

Una mamá es aquella persona que puede ocupar el lugar de todos,

pero nadie puede ocupar el lugar de ella.

ilustración

Siempre he pensado que el mejor regalo para cualquier madre es un abrazo de oso y miles de besos acompañados del dibujo que llega del cole. Yo los tengo todos guardados y mi madre también tiene los míos.

El otro día viendo este vídeo no pude dejar de pensar que para ellos, nosotras somos también su mejor regalo.

Aun así os dejo también algunas ideas para hacer siempre, siempre con mamá.

QUERIDA MAMÁ: Entre tu y yo.

¿Os imagináis que vuestra madre os deja escrita la historia de su vida?

Es un buen momento para regalarle este cuaderno y de paso ya os quedáis con otro para ir escribiendo la historia vuestra como madre. Podéis comprarlo aquí.

UN LIBRO: Tu no eres como otras madres.

Creo que este es perfecto para regalar a cualquier madre.

Tu no eres como otras madres. Desde luego que no, cada madre es única. Podéis comprar el libro aquí.

La narración de Angelika Schrobsdorff reconstruye la vida real e inconformista de su madre, una mujer nacida en una familia de la burguesía judía de Berlín, liberada de los prejuicios de su tiempo y deseosa de casarse con un artista

UNA PELI: El premio.

Una madre siempre hará cualquier cosa para proteger la inocencia de una hija. El PREMIO es una de esas pelis para ver con una madre y abrazarla bien, bien fuerte. Podéis comprarla aquí.

Se acerca nuestro día y espero celebrarlo con mis hijos y con mi mamá.

¡Nos vemos el próximo jueves!

Leer más

La creatividad es la inteligencia divirtiéndose

A. Einstein

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies