miércoles, 28 de noviembre de 2012

Mis libros antiguos.

by Marta.

Hace poco estuve reorganizando mi trastero con un poco de tranquilidad para poder decidir qué cosas me quedaba, cuáles regalaba, etc. El objetivo era hacer hueco para todo el material que he ido comprando para mis sesiones de fotos y que cada vez que cogiera una cesta no significara dejar 5 cajas en el suelo.

¡Y pude ver mi caja de libros antiguos que me moría de ganas de rescatar!


Estos que podéis ver en la foto son mis preferidos, los que he podido guardar en casa, los demás desgraciadamente tuve que dejarlos en su sitio porque no tengo espacio. 

Todos han sido regalos de mi madre por Navidad, o cuando volvía de algún viaje y los encontraba en mercadillos.


El mini libro de Rimas de Bécquer era de su abuela o de su madre (no lo tenemos muy claro) y me lo ragaló cuando tenía como 16 años, y ha estado siempre al lado de mi lámpara en la mesilla de noche hasta que me fui a Australia en el 2005. Recuperarlo y tenerlo a la vista en mi casa me ha puesto muy contenta! Y mirad cómo es este otro!




La verdad es que son una pasada tanto por fuera como por dentro, con sus dibujos, el papel con ese color amarillo y ese grosor, el marco en las páginas.... 

Este de Heidi en alemán tiene las fotos de escenas de la película pegadas, es una preciosidad!



Y a vosotros ¿os gustan los libros antiguos? ¿tenéis alguno en casa para decorar? Hacen una casa más acogedora ¿no creéis?



12 comentarios:

  1. Qué bonico el pequeñico de rimas!!!
    Los libros siempre son un tesoro :)

    ResponderEliminar
  2. Ai que reliquias mas preciosas!
    siempre he tenido una fijación curiosa por los libros antiguos, el otro día pase por una libreria ( de esas que quedan bien pocas ) y me embobe mirando :P

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. que bonitos! tienen un encanto especial....

    ResponderEliminar
  4. Ahhhh...libros viejos! claro que hacen más acogedor un hogar! sin lugar a dudas! tengo muchos guardados , esperando encontrar el mejor lugar donde ponerlos. Tal vez suene medio raro , pero hasta el olor a libros viejos me encanta!! Besotes

    ResponderEliminar
  5. Me encantan!! siempre descubres cosas, si vas a un rastro , siempre tienen fotitos antiguas o secretos dentro por descubrir... notas, papeles... con esa letra a mano, a pluma, con un encanto ... nostalgia, jajajjaa
    www.queliodehilo.wordpress.com

    ResponderEliminar
  6. Qué preciosos. A mí, los libros me encantan, me gusta su olor, su tacto, y si encima son tan bonitos como esos...

    ResponderEliminar
  7. Mi marido tiene una librería anticuaria, así que voy servida, jaja
    La ventaja es que cuando le pido libros antiguos estropeados para hacer Scrap no hay problema.
    Besos.
    http://taconescongracia.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. Me encantan, y no tengo alguno ¡Tengo muchos! Aunque tenga poco espacio , no renuncio a tener todos los libros en sus estanterías, verlos, releerlos... Siempre hay espacio para los libros!

    ResponderEliminar
  9. Son preciosos, me sorprende que no los recuperaras antes, tanto por el interior como su aspecto exterior! Nada mejor que dejarlos a la vista para ser descubiertos por nuestros invitados más curiosos.
    Yo tengo guardados algunos de los guiones de teatro de mi madre, junto a su máquina de escribir y de este modo el rincón creado cuenta una historia por si misma, es fantástico :)

    me ha gustado mucho esta entrada.

    ResponderEliminar
  10. Marta! Gracias por pasar por mi espacio! Y por tu comentario! Me encantó tu blog! Te sigo!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  11. Me encantan los libros antiguos, en casa habian muchos y cuando me vine para aca no pude traer muchos.
    Que linda entrada y cuantos recuerdos.
    saludos

    ResponderEliminar
  12. ¡Buenas noches!
    Nos muestras verdaderos tesoros, más que de cosas antiguas se trata de "cosas con historia".

    Siempre me gustaron más los libros impecables de tapa dura y letras doradas, pero ahora he descubierto algo más fascinante en los libros viejos, que va más allá del misticismo que le otorgan las hojas rotas o la tapa gastada y a pesar de que el olor rancio de humedad que desprenden los ejemplares que han estado guardados durante mucho tiempo me parece insoportable (al punto de no poder leerlos hasta no haberlos oreado casi meses).

    últimamente me he dado a la tarea de conseguir libros usados con una característica: que contengan una dedicatoria o notas de sus antiguos dueños; Vale, que no soy muy curiosa ni me incumbo en la vida de los demás jeje, pero no podía evitar imaginar la historia detrás de las notas.

    Sin duda se trata de una de las entradas que más he disfrutado comentar en los últimos meses.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...